La confianza entre socios de cadena de suministro

Hace unos días alguien subió a internet un esquema de cómo se construye la confianza personal y se refería a dos grandes aspectos, el carácter y la competencia. Me pareció muy acertado, ya que gran parte del éxito de un individuo radica en su confiabilidad que le permite tener una mejor interacción con la sociedad en general y con sus clientes y compañeros de equipo en particular.

confianza 2En los últimos meses he estado trabajando mucho sobre temas de colaboración entre organizaciones y el tema de la confianza aparece frecuentemente, pero ahora en otra dimensión, pues aunque son los individuos los que interactúan, ello representan a sus organizaciones que son las que en el largo plazo deben cumplir con los compromisos pactados y demostrar su confiabilidad.

Haciendo un símil de los elementos personales hacia las empresas, en el tema del carácter las organizaciones tienen “propósitos”, que es el primero de los dos elementos del carácter. Para ser confiable la empresa debe ser abierta y transparente en sus relaciones estratégicas y dejar claro sus intenciones y el nivel de preocupación que tendrá por sus socios de negocio. Es difícil confiar en una empresa que oculta información y tiene turbias intenciones. La franqueza debe estar respaldada por la capacidad de aceptar cuando se cometen errores y aprender de ellos. Los propósitos deben ser institucionales y no solo buenas intenciones de los participantes.

El segundo elemento del “carácter” se refiere a la “integridad”, que implica valores como honestidad, justicia y autenticidad. La honestidad y la justicia en una relación comercial es guiada fundamentalmente por los términos contractuales que definen las partes y regulan su interacción, pero esto también se extiende al comportamiento de los trabajadores en el día con día de la relación en donde las decisiones no contempladas en los acuerdos son resueltas con justicia, basadas en datos reales que priorizan la relación sobre el resultado en el corto plazo.

Con relación al tema de las competencias, las “capacidades” de las empresas son la suma de sus habilidades, conocimientos y experiencias, pero a diferencia de con los individuos, estas capacidades desaparecen cuando la gente se va de la organización a menos que estén documentadas o formalizadas en políticas y procedimientos. Es por eso que en una colaboración es necesario asegurar que las empresas tienen procesos y políticas documentados y que las reglas de la relación están escritas, son conocidas y seguidas por los participantes.

En general podemos considerar que el último factor, “los resultados” son el que más peso tiene en la confiabilidad de una relación entre empresas, ya que se refiere a reputación, credibilidad y resultados. Estos tres factores están muy conectados, una empresa soporta su credibilidad con resultados y con esto construye una reputación.

Las empresas deben preocuparse por construir “capacidades” que soporten sus “propósitos” para poder actuar con “integridad” y garantizar “resultados” que hagan que otras deseen trabajar con ella.

confianza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s